Institucional

1950

Corrían los años 50 cuando Raúl Rodriguez, gracias a sus dotes de colorista y pintor de automóviles, fue convocado por la fábrica Sintecol para pintar los primeros 3 prototipos del auto Justicialista, los cuales marcaron el inicio de la manufactura automotriz en el país. Esta primera fabricación fue hecha por la empresa Autoar en la zona de Tigre y después la producción pasó a las instalaciones del IAME.
Raúl, propietario de un taller de chapa y pintura, impresionó a la fábrica por la calidad de su trabajo con el Auto Justicialista y Sintecol le ofrece entonces incorporarse como promotor técnico dedicado a las ventas.
Este no sólo fue su ingreso como técnico en el mercado de las pinturas, sino también le permitió comenzar a construir su identidad de negocios a partir de las ventas y unos años después, decide fundar junto con 2 amigos su primera fábrica de pintura, que daría después origen a Sinteplast.

Raúl Rodriguez junto a su esposa Amelia

Raúl Rodriguez junto a su esposa Amelia

Historia del Auto Justicialista

Durante la 2ª Guerra Mundial, se restringe la importación de automotores y el gobierno del General Perón, decide encargar al empresario italiano Piero Dusio la radicación de una planta para la fabricación de autos en Argentina. Con apoyo del Gobierno Nacional, se funda entonces Autoar, dónde se fabrican los primero autos Justicialistas, cuya línea estaba compuesta por un sedán, una rural y una pick-up de diseño argentino con motores importados.
Posteriormente la producción de estos automóviles, pasaría al IAME (Industria Aeronáutica y Mecánica del Estado), ente autárquico creado en 1952.
Con el objeto de acelerar los tiempos de fabricación de estos primeros autos Justicialistas, se reprodujo la mecánica de los autos importados y un equipo de diseñadores del área de proyecto de aviones se inspiraron en la línea del Chevrolet 51, para el definición de la carrocería.

Auto Justicialista fabricado en 1953

Auto Justicialista fabricado en 1953

1970

En 1970, Raúl Rodriguez ya había comenzado a desarrollar su propia empresa y dio inicio a la fabricación en la reducida Planta de la calle Palmar, en Lomas del Mirador. Ese mismo año se incorpora Miguel Ángel, su hijo mayor y sólo 2 años después, ingresó Rubén, el segundo de sus hijos. Sinteplast dejó entonces de ser sólo el proyecto familiar y comienza a conformar su estructura de personal.
Raúl se dedicaba a la dirección, administración y venta de los productos destinados principalmente a carrocerías, pero rápidamente amplió su línea proyectándose hacia el mercado industrial y marítimo.

Sinteplast fue la empresa que desarrolló la pintura para el camuflaje del Tanque Argentino Mediano (TAM) y para la 2º Plataforma de Exploración Petrolera en Astilleros Corrientes. Sus pinturas especiales también fueron habilitadas para usos en cableados de seguridad de la empresa IBM y los submarinos de la Armada Argentina. Sinteplast además fue el proveedor de las pinturas para las superestructuras de la flota mercante ELMA, siendo éste un trabajo que requería una dinámica y eficiencia elevados, ya que los buques ingresaban sólo por 1 día a puerto durante el cual debían realizar todos los aprovisionamientos entre los que estaba la pintura, con la cual harían el mantenimiento de la nave durante la travesía.

Tanque con pintura de camuflaje.

Tanque con pintura de camuflaje.

1975

En 1975, en Sinteplast se desarrolla un nuevo tipo de pintura lo suficientemente elástica y resistente como para crear una verdadera barrera, capaz de detener las filtraciones y la humedad.

La primera gran prueba de este producto fue solucionar los problemas de filtraciones que tenían las viviendas en la obra del Chocón Cerro Colorado. Su exitoso resultado en esta obra fue definitorio para que en sólo unos meses se le diera identidad propia y se lanzara: Recuplast.

La actual línea de Impermeabilizantes Recuplast.

La actual línea de Impermeabilizantes Recuplast.

1984

A partir de 1984 comienza una nueva etapa de expansión y Sinteplast adquiere un terreno en Virrey del Pino, partido de la Matanza. Casi en simultáneo y viendo el rápido desarrollo de la marca en pinturerías, deciden también comprar terrenos en el nuevo Parque Industrial de San Luis. De esta manera podrían centralizar allí la mayor capacidad de producción de las líneas arquitectónicas.

La operación en San Luis, se inició en un galpón alquilado mientras se comenzaba a construir la planta y en noviembre de 1985, Sinteplast despachaba su primer camión con pintura desde San Luis a Buenos Aires.

Una vez finalizadas en 1987 las instalaciones de Virrey del Pino, se traslada a esta nueva planta toda la maquinaria productiva que funcionaba en Palmar. Mientras en San Luis la construcción seguía avanzando. y en 1989, con su primera etapa terminada, comenzó a operar esta nueva planta.

Planta de pintura líquida en San Luis

Planta de pintura líquida en San Luis

1989

En 1989 ya estaba operando a pleno la Planta San Luis. Actualmente, con capacidad para fabricar 25.000.000 de litros, cubre 50.000 m2 en los que se elevan 7 naves, ocupadas por la Planta de Pintura Líquida, la Planta de Resinas y el Centro de Atención al cliente zona Cuyo.
La Planta de Pintura líquida: con capacidad instalada para 2.800.000 lts/mes, cuenta con 4400 m2 dedicados a la fabricación, 1100 m2 destinados a materias primas y 1000 m2 para el almacenamiento de producto terminado. Sus equipos permiten la automatización del 70% de los procesos, desde el ingreso, recepción y movimiento de polvos, hasta las líneas de envasado, etiquetado, embalado y paletizado automático.
Dentro del mismo predio, la Planta de resinas ocupa 600 m2 con un depósito de 200m2. En ella funcionan en forma continua 3 reactores con los que se producen 30 tipos distintos de resinas: alquídicas, acrílicas, formoladas, poliesters, maleicas y epoxi.

1990

Después de haber exportado por más de un año los productos SINTEPLAST a Bolivia, se decide ampliar el negocio en este país y se construye una planta productiva en Santa Cruz de la Sierra. Inicialmente la planta estaba ubicada en Av 26 de Febrero Segundo Anillo y Centenario, ocupando una superficie de 11.000 m2.
En 1997, debido a la evolución que ya registraba la compañía, las instalaciones fueron trasladadas al parque industrial, dónde SINTEPLAST ocupa hoy un predio de 21.000 m2.
Actualmente la compañía se ubica en el segundo lugar en el market share nacional y se ha consolidado como empresa local. Con un staff que supera las 200 personas, el negocio creció en forma sostenida con un muy fuerte impulso durante los últimos años, en los que triplicó sus ventas. Hoy la capacidad productiva de SINTEPLAST Bolivia es de 9.500.000 litros anuales y su almacén contiene 1.400.000 litros.
Para ingresar y desarrollarse en este mercado, SINTEPLAST debió adaptar su portfolio de productos a las necesidades locales, comenzando así a producir localmente las diferentes marcas hasta llegar en la actualidad a fabricar el 95% de los artículos.
También se adaptó la gestión comercial, permitiendo responder en forma eficiente a las características y necesidades del mercado local.

1991

En este año, Sinteplast lanzó el primer sistema de color que se presentaba en el país. El alcance de los sistemas era trascendente para la industria ya que simplificaba los stocks en el comercio y al mismo tiempo ayudaba a brindar un servicio más personalizado y eficiente en las pinturerías. En sólo 4 meses se instalaron 50 equipos en diferentes puntos del país y en menos de 2 años se habían instalado 250 máquinas, marcando el liderazgo de Sinteplast en el mercado de la preparación de colores.

El lanzamiento del sistema de color Sinteplast 2000 trajo aparejado la instrumentación de todo un nuevo cuerpo técnico/comercial dedicado exclusivamente a promover y asistir a las pinturerías. Este nuevo tipo de acercamiento al comercio y al consumidor final planteó otro camino de servicio por explorar, es cuando se decide crear un sector específico para la asistencia técnica. Y en 1995 Sinteplast presentó su División de Asistencia Técnica, actualmente conocida como DAT, conformada por un grupo de profesionales relacionados con la construcción, dedicados a la promoción y asistencia técnica.

El lanzamiento de los sistemas de color implicó un arduo trabajo de educación, tanto en los comercios como con pintores y usuarios. Las “máquinas de color” pasaron a formar parte de la decoración y atractivo de los locales. Fue el inicio de la era del color en el país, ya que los amplios muestrarios invitaban a salir del blanco y los acostumbrados beige y gris. En esta nueva etapa también los comercios debieron adaptarse para brindar otro tipo de servicio a sus clientes.

Muestrario de colores de uno de los 4 sistemas que actualmente tiene Sinteplast en el mercado

Muestrario de colores de uno de los 4 sistemas que actualmente tiene Sinteplast en el mercado

1993

Durante 1993 comienzan las primeras exportaciones de productos SINTEPLAST a Uruguay. En sus inicios la presencia de la marca fue a través de una representación y en 1995 alquila las primeras oficinas con depósito, en la calle Centenario en Montevideo.
Durante los años en los que se da comienzo a la operación en Uruguay, se trabajó con el objetivo de presentar al mercado la línea completa de los productos SINTEPLAST. La marca ya eran parcialmente conocida a través de las campañas publicitarias que se hacían en Argentina y en forma tangencial llegaban al país vecino. Fueron años de intenso trabajo para ingresar en las barracas y comenzar así a tener una participación en el mercado.
Ya con una posición fortalecida, en el año 2004 se decide comenzar a fabricar localmente algunos productos. Primero fue el enduido y para 2006 se lanzan la línea Platalatex, marca exclusiva de SINTEPLAST Uruguay, fabricada 100% en el país.
Actualmente esta línea cuenta con diversos látex, impermeabilizantes, selladores y enduidos. Todos productos desarrollados para cumplir con las necesidades del mercado Uruguayo.
En 2011, con la empresa afianzada y una participación de mercado del 12%, se define un trascedente paso, construir una planta productiva que permita en el mediano plazo fabricar localmente el 80% de los productos.
La construcción de esta planta fue definida en etapas sobre un nuevo predio de 17000 m2. La primera parte, culminada en 2011 contempló 2500 m2 para las líneas productivas de los productos acuosos y el sector de depósitos, 60 m2 destinados a laboratorios y 270 m2 dedicados a oficinas y áreas de uso común.
Esta nueva planta permite incrementar el almacenamiento tanto de materias primas como de producto terminado en un 400%. Con una ampliación de la capacidad productiva a 3.600.000 litros año y de despacho a 20.000 litros/día.
La siguiente etapa contempla la instalación de una nueva planta dónde se fabricarán las líneas de productos base solvente, además de la ampliación de los depósitos.

1996

En 1996 se iniciaron las exportaciones a Cuba, que hasta la fecha sigue incorporando productos. SINTEPLAST a través de los años ha seguido desarrollando los mercados externos y para el año 2006 comienza también a vender en otros países de la región como Chile, Paraguay, Costa Rica, Ecuador, Honduras y Venezuela

1998

Afianzados ya en los mercados de industria y arquitectónica, quedaba aún un espacio que la empresa necesitaba cubrir para completar la oferta de productos. Es así como en 1998 SINTEPLAST presentó la línea de productos para automtor Trimas. Inicialmente compuesta por la ya reconocida marca de masillas, se completó rápidamente con lacas y primers, para finalmente incorporar en 2005 el Sistema Mixing de Valspar Debeer.
La línea de productos para el repintado automotor Trimas se caracteriza por su variedad e innovación adaptándose siempre a las necesidades de sus usuarios.

Automoviles

1999

Entre fines de 1998 e inicio de 1999, SINTEPLAST inicia sus actividades bajo licencia en Brasil. Se define entonces centralizar el trabajo en Río de Janeiro, y en una planta productiva existente se comienza a fabricar la marca de impermeabilizantes Recubriplast.
Actualmente SINTEPLAST Brasil produce localmente toda la línea de impermeabilizantes y otros acuosos e importa desde Argentina productos de la línea decorativa además de industriales.

2001

Después de más de 1 año de trabajo e intercambio con Europa, en mayo de 2001 se comienza en San Luis con la fabricación de las primeras partidas de pinturas termoendurecibles en Polvo Duraesmal.
La calidad de esta nueva línea, así como su amplia variedad de colores hicieron que SINTEPLAST alcanzara un 20% de participación en este segmento de mercado en sólo 4 años.
La primera planta de pintura en polvo ocupaba en San Luis una superficie de 3000 m2, con una capacidad instalada de 120 toneladas mensuales. Hoy la fabricación de estas pinturas se realiza en Ezeiza, dónde cuenta con 3 líneas de fabricación.

2007

En el año 2004, Miguel, Rubén, Claudio y Gabriel, junto a su padre, deciden asumir el más grande de los desafíos, construir un Centro de Operaciones que albergara en un mismo predio la Dirección y áreas Administrativas y Comerciales de todo el Grupo SINTEPLAST, así como también centralizar las principales Plantas de Elaboración, además del núcleo de almacenamiento y logística de la compañía, para toda la región.
El proyecto que para muchos parecía ambicioso, fue adquiriendo forma en los planos, las mentes y la fisonomía del partido de Ezeiza. La construcción requirió de voluntad y esfuerzo, porque el Centro de Operaciones se hizo realidad gracias al compromiso de dueños, empleados, clientes, instituciones bancarias y proveedores. Todos tras este gran proyecto que hoy es tangible y continúa creciendo.
En el predio de 110.000 m2, equivalente a 11 hectáreas, se iniciaron los trabajos en Julio de 2005, para dar comienzo en Septiembre de 2006 con las operaciones en el sector de Depósito y Despachos. Luego de un período de ajustes e intensa adaptación al nuevo sistema de radiofrecuencia con que opera ahora este sector, se continuó con la mudanza de las oficinas corporativas en marzo de 2007. Durante los meses de abril a junio se trasladaron los laboratorios de desarrollo y en simultáneo se inició el armado de las 2 líneas de pintura en polvo. En agosto ya estaba trabajando la primera línea de Recuplast y en los siguientes cuatro meses se instalaron todos los equipos para la fabricación de productos industriales y de automotor.
La dinámica del mercado exigió el compromiso de esta gran inversión mirando hacia el futuro. Porque la planta Ezeiza permite asegurar la respuesta más eficiente al crecimiento proyectado para los próximos 20 años.

Muestrario de colores de uno de los 4 sistemas que actualmente tiene Sinteplast en el mercado

Muestrario de colores de uno de los 4 sistemas que actualmente tiene Sinteplast en el mercado

Acceso principal al Centro de Operaciones Ezeiza

Acceso principal al Centro de Operaciones Ezeiza

Acceso principal al Centro de Operaciones Ezeiza

Acceso principal al Centro de Operaciones Ezeiza

2011

Comienza durante el año 2011 la construcción de la planta de envasado de aerosoles. En una superficie de 200 m2 se instala la línea de llenado, la de gasificado dentro del bunker de seguridad correspondiente y la de etiquetado automático finalizando el proceso.
La planta de aerosoles comienza a operar a principios de 2012 y tiene una capacidad instalada de 1.500.000 unidades año.

2012

Desde 2012 la división industria de SINTEPLAST incorpora la calidad más avanzada en pinturas marinas a través del acuerdo que firma con la empresa japonesa Chugoku Marine Paints. A partir de este convenio se comenzó a producir en Argentina con el know how de CMP Japón y la tecnología de SINTEPLAST Argentina, ésta completa línea con reconocida calidad internacional y vastísima experiencia en el mercado naval mundial.

2013

En el transcurso de 2013 se terminaron de instalar los equipamientos de la Planta de acuosos, el último gran avance de la empresa. Automatizada en un 90%, esta planta cuenta con capacidad para producir 36.000.000 de litros/año. Todos sus procesos de manejo de materias primas, así como de fabricación y paletizado están automatizados, con maquinaria de última generación única en el mercado de pinturas nacional.
Finalizando el año, el 1 de noviembre SINTEPLAST incorpora a su Grupo empresario la unidad de negocios de pinturas Casablanca a través de la adquisición del negocio Decorativo de Basf. De esta manera la empresa su ubica primera en participación de mercado en Argentina, asumiendo otro gran desafío: seguir creciendo.